Mirarse al espejo cada día, es el mejor ejercicio que uno puede hacer para ver realmente como es. El espejo al igual que el algodón, nunca engaña.

Noviembre, 2010

Viernes, 26 Noviembre 2010 07:19:42 GMT

Solo números.

Uno más uno igual a dos.

Dos mejor que uno.

Uno siempre sólo, mejor que mal acompañado.

¿Acompañado?, solo si es en buena compañía.

Así sí, mejor dos.

Dos más uno tres.

Tres son un trío.

¿Quién se apunta?

Dicen que no hay dos sin tres.

Pero creo que sobra uno .

Mejor dos.

Tres son multitud.

Tres eran los Mosqueteros.

Tres eran los Panchos.

Y también tres, las hijas de Elena.

Y ninguna era buena.

Pero las tres estaban muy buenas

Y tres eran las Moscas Cojoneras.

Tres más uno son cuatro.

Cuatro son dos más dos,

Dobles parejas.

¿Intercambio?

Bueno……. pasemos al cinco .

¡Agachate que te……..!

¡Mejor doy un brinco!

Uno sólo, más el cinco.

Y ya tenemos al seis.

Tres parejas.

O dos tríos.

Demasiado lío.

¡Apaga y vete!

Ahora se nos aparece el siete.

Siete eran los Magníficos.

Y siete los Pecados Capitales.

Y los días de la semana.

Que pasan en un periquete.

Se nos va el siete.

Ahora también el ocho se nos mete.

¿Ocho?

Suena a timo.

Tocomocho.

A mentiroso.

Pinocho.

A dulce.

Bizcocho.

Con el agua llega el nueve.

¡Abre el paraguas que llueve!

Y con el frío y la nieve.

Aparece otra vez el nueve.

Ahora, ya nadie se mueve.

¡Atención que llega el jefe!

Aquí está el diez.

¡Pero que desfachatez!

El cero, es quien aparece primero.

Atrás se ha quedado el uno.

Uno más uno igual a dos ……

Fran Álvarez.



En: La Terraza.
Permaenlace: Solo números.
Comentarios: 0
Leído 932 veces.



Jueves, 25 Noviembre 2010 06:22:00 GMT

Ken Follet y lo que deprime al personal.

El famoso escritor de obras de gran éxito mundial Ken Follet ("Los pilares de la tierra", entre otras), decía en una entrevista que, la gente que consigue todo lo que se propone, se deprime .

Tomando esto con un poco de sentido del humor, a mí particularmente, me gustaría conseguir todo lo que me propongo a cambio de un poquito, no mucho, de depresión.

También, siguiendo en la misma línea, me preguntaría, ¿qué hace entonces la gente que no consigue absolutamente nada de lo que se propone?, ¿quemarse a lo bonzo?, ¿subirse a la azotea y tirarse en paracaídas sin abrirlo?, ¿pegarse un tiro?

Posiblemente sea verdad eso que dicen que el dinero no da la felicidad, la verdad es que, yo como nunca lo he tenido, al menos en la cantidad suficiente, no puedo decir que esto sea cierto o que simplemente es un bulo de los tantos que circulan por el planeta Tierra.

Quizás aquellas personas que el único sentido que le dan a su vida es ganar dinero, cuanto más mejor, y amasar auténticas fortunas, probablemente no consigan con esto llegar nunca a ser felices, a pesar de que a nivel material, el dinero les haya permitido lograr todo lo que deseaban.

Puede que Ken Follet lo que quería decir, es que cuanto más éxito tienes en la vida, y todo te viene a pedir de boca, menos cosas te quedan por conseguir, menos motivación tienes para afrontar nuevos proyectos y quizás eso suponga en un momento dado una especie de frustración que lleve al triunfador a deprimirse.

Personalmente, creo que conseguir las metas que uno tiene en la vida no sólo no me deprimiría, sino más bien todo lo contrario, elevaría mi estado de ánimo a un grado de satisfacción importante y me haría sentirme bien, contento y pletórico, pero eso sí, una vez conseguido el objetivo, pequeño o grande, no me quedaría ahí, buscaría nuevos retos, por que los triunfos en cualquier terreno que uno se desenvuelva, son algo efímero. Es como la comida, por mucho que hayas metido en el estómago, una vez que pase un determinado número de horas, vuelves a tener apetito, necesitas nuevo alimento, de lo contrario, ¿te imaginas que después de darte un estupendo banquete con los mejores manjares no volvieras a tener hambre nunca más? pero eso sí, casi con toda seguridad comerás cosas diferentes a las que habías ingerido unas horas atrás, ya que sería muy aburrido y poco estimulante estar todos los días comiendo siempre lo mismo.

El éxito y la comida tienen pues, su punto en común. Si triunfas de forma reiterada, tienes que buscar nuevos objetivos que te estimulen y te mantengan ilusionado. Por el mismo motivo, sigues manteniendo tus ganas de comer que te permiten continuar disfrutando de un buen entrecot a la plancha, degustar un sabrosa merluza del cantábrico o relamerte con una deliciosa tarta de chocolate.

Los logros en la vida, son pues, como los platos de una buena mesa, los saboreas y los disfrutas, sin que eso sea motivo para que el resto de tu vida mantengas castigado a tu pobre estómago a dieta de pan y agua . Hay que buscar nuevos alicientes en tu actividad diaria para conseguir otras metas, mayores o menores, pero que de un modo u otro sigan manteniendo tu ilusión por superar nuevos desafíos, y ya que hablamos de alimentación, manteniendo siempre tu apetito por afrontar retos cada vez mayores y tu sed de triunfo inquebrantable, aunque al final lo más estimulante y a la vez complicado, siempre es vencerse a uno mismo, en caso contrario habrá que darle la razón a Ken Follet.

Fran Álvarez.



En: El Gimnasio.
Permaenlace: Ken Follet y lo que deprime al personal.
Comentarios: 0
Leído 1578 veces.



Miércoles, 24 Noviembre 2010 12:22:33 GMT

Nevando sobre los cedros.

Mientras los copos de nieve cubrían los cedros y los camuflaban bajo un gigantesco, brillante y cegador manto blanco, me di cuenta que me había quedado solo.

Al lado de aquellos imponentes árboles de firme presencia, yo al igual que ellos me quedé inmóvil como una estatua, paralizado por el penetrante frío que entraba por todo mi cuerpo y me atravesaba como una daga afilada y cortante que me llegaba hasta los huesos.

Mientras, la silueta de tu menuda figura se iba difuminando a cada paso que dabas, aunque todavía se podía adivinar la redondez perfecta de tus caderas, con aquel insinuante movimiento, tan "a lo cubano", que siempre te caracterizaba cuando caminabas con esos pasos acompasados y ese ritmo premeditado tan "marca de la casa", que mantenías al moverte. Esos pasos que irremediablemente te iban alejando cada vez un poco más de mí, sin que yo pudiera hacer nada por impedirlo.

Mis piernas se habían quedado heladas, al igual que mi corazón. Es curioso comprobar como el músculo cardiaco, en otro tiempo "corazón de bolero", ahora se había transformado en "corazón de iceberg".

También el resto de mi cuerpo se había quedado petrificado por aquel ambiente gélido que como dardo paralizante me llegaba hasta el alma, anestesiándola de tal forma, que lo único que podía sentir de ella, era su ausencia.

Mientras, seguía nevando sobre los cedros, lentamente, fuiste despareciendo de mi vida, en silencio, hasta que llegó el día que me olvidé de ti por completo.

Ahora, cuando miro para atrás, las pocas veces que suelo hacerlo, pues no dejo que la nostalgia se apoderé de mí, ya que sería absurdo acordarse de lo que "quise que fuera, pero que nunca fue", solo me acuerdo de los cedros, de la nieve y del frío, pero nunca de ti, hasta incluso hay veces que ya ni recuerdo tu nombre.

En mi vida sigue habiendo cedros y nieva sobre ellos, y acaban cubiertos por miles y miles de copos que los tapan, y muchas veces hace frío, mucho frío, pero ya no hay sitio para ti en mis pensamientos que al igual que mis sentimientos, también se han quedado helados por el tiempo.

Fran Álvarez.



En: La Vecina.
Permaenlace: Nevando sobre los cedros.
Comentarios: 2
Leído 721 veces.



Miércoles, 24 Noviembre 2010 06:29:02 GMT

Desde la terraza (VI)

La frase de hoy:

"Hay quienes nunca miran debajo de su cama por que lo más probable es que encuentren polvo acumulado en el suelo y prefieran no verlo para no sentirse en la obligación de tener que limpiarlo. A muchas personas les ocurre algo parecido con su existencia, prefieren ver la vida de una forma superficial en vez de profundizar en ella y ver la realidad de los problemas a los que han de enfrentarse".

Fran Álvarez.



En: La Terraza.
Permaenlace: Desde la terraza (VI)
Comentarios: 0
Leído 765 veces.



Sábado, 20 Noviembre 2010 06:40:47 GMT

Vamos a suponer a mi nombre.

Supongamos que soy un hombre, un macho, aunque también puedo ser una mujer, una fémina, en todo caso soy un individuo que piensa, que siente, que me arrasco, que dudo y que como todos los individuos más o menos normales tengo las necesidades normales de cualquier ser humano normal.

Si fuera mujer podría llamarme por ejemplo Dolores López o Mónica Rodríguez, quizás Lucía García, pero no, rima con el apellido y no me gusta mucho, prefiero Sandra Avellaneda, creo que suena más rotundo y me da sensación de tía buena, por lo menos a mí me lo parece, aunque pensándolo bien creo que voy adoptar un nombre masculino, por ejemplo Ángel Huerta, aunque suena un poco celestial por una parte y campesino por otra, quizás, Manuel Díaz, aunque me parece demasiado básico y huele a torero, hay tantos nombres que podría escoger, por que aquí el que decide como me voy a llamar soy yo y solamente yo, que para eso soy el autor y no tengo que ceñirme a ningún guión, tampoco admito imposiciones de nadie, incluso también pienso que el nombre no es demasiado importante lo que cuentan son las ideas ¿verdad?

Creo que ya lo tengo, he decidido llamarme Pablo Arilla, pero les prohíbo que hagan rimas fáciles con mi apellido, que si zapatilla, ladilla, hebilla, maravilla, y todos los "illa" que se les ocurra.

Ahora que ya saben ustedes como me llamo, puedo empezar a contarles lo que pienso de tantas y tantas cosas que me pasan por la cabeza que serían bastante largo de detallar, así que prefiero lo vayan descubriendo poco a poco.

Posiblemente no me conozcan nunca personalmente pero bueno, eso es lo de menos, no es relevante ni importante, soy un ser humano como tantos y tantos que van y vienen, que se paran de repente y que de igual forma se ponen a correr. Un ser humano con los mismos miedos, inseguridades, frustraciones, alegrías, tristezas, decepciones y un sin fin de defectos y también virtudes, por que no decirlo, que todos ustedes.

Fran Álvarez.



En: El Inquilino.
Permaenlace: Vamos a suponer a mi nombre.
Comentarios: 0
Leído 758 veces.



Jueves, 18 Noviembre 2010 06:55:27 GMT

Desde la terraza (V)

La frase de hoy:

"Cuando a pesar de la edad todavía conservas un pequeño grado de inmadurez, siempre podrás seguir manteniendo cierto nivel de inocencia, ingenuidad, capacidad de sorpresa e imaginación para disfrutar de pequeñas cosas que de vez en cuando la vida te ofrece".

Fran Álvarez.



En: La Terraza.
Permaenlace: Desde la terraza (V)
Comentarios: 0
Leído 791 veces.



Miércoles, 17 Noviembre 2010 15:50:05 GMT

Fortaleciendo la mente con energía positiva.

Hay que tener en cuenta que para nuestra salud física y mental es muy importante pensar siempre o al menos intentarlo con todas nuestras fuerzas, en positivo. Cuando lo hacemos estamos favoreciendo no solo llevarnos bien con nosotros mismos, lo cual, es de suma importancia para nuestro equilibrio mental, también se mejora la relación con las demás personas que forman parte de nuestro entorno, y estamos logrando que nuestra vida sea mucho más fácil de llevar y en definitiva más placentera.

Pensar en positivo hace que uno se sienta mejor y eso es indudable que repercute en nuestra salud en el aspecto más beneficioso posible, tanto a nivel físico, como psíquico y espiritual. Resulta evidente que la negatividad no aporta beneficio alguno, al contrario, incide de forma dañina en nuestro organismo. Algunos estudios han llegado a la conclusión que cuando se tienen pensamientos negativos el sistema inmunitario del ser humano se debilita y se hace más propenso a las enfermedades. Por eso hay que hacer todo lo contrario, es decir tener pensamientos positivos que van a dar un soplo de aire fresco a tu existencia, más energía en tu vida diaria, van a evitar que el pesimismo aparezca con frecuencia, van a aumentar tus momentos de alegría, facilitaran tu convivencia con el resto de los mortales y muchas veces eliminarán esos estados de irritabilidad o enfado que tantas veces se asocian al quehacer diario de la vida de las personas.

Ser positivo es pensar en positivo. Tener pensamientos que nos favorezcan, que nos hagan estar más contentos y satisfechos el mayor tiempo posible y eliminar aquellos que nos hacen daño, ese es el objetivo y depende solamente de uno mismo. Para muchos puede ser una tarea difícil, pero hay que intentarlo (nada bueno es gratuito) y en todo caso aprender de todas aquellas personas que han cambiado el chip y viven su vida en positivo, con pensamientos que favorecen su estado de ánimo y que les hacen vivir una existencia como mínimo mucho más agradable, plena y satisfactoria.

Que duda cabe, que la expresión tan conocida de ver la botella medio llena o medio vacía, refleja claramente esa línea divisoria existente entre lo positivo y lo negativo. Muchas personas no la cruzan nunca. Los que están en el lado del "más" siempre tendrán una vida mejor que los que se encuentran en el terreno del "menos".

La "Ley de la Atracción" viene más o menos a decir, que el ser humano es como un imán, que atrae tanto lo bueno, como lo malo, atraigamos pues lo positivo pensando siempre en ello, y será lo que recibamos.

Fran Álvarez.



En: El Gimnasio.
Permaenlace: Fortaleciendo la mente con energía positiva.
Comentarios: 2
Leído 1492 veces.



Martes, 16 Noviembre 2010 11:11:08 GMT

Vivir el presente.

El verdadero saber consiste en no recurrir a pensamientos que nos causen debilidad en nuestro estado de ánimo.

El pasado ya no existe y mucho menos cuando sólo nos aporta recuerdos negativos.

¿Qué objetivo que no sea algo malsano, tiene acordarse de las desgracias del ayer?

Si tu pareja te dejó, por mucho que te acuerdes de ella, eso no va a hacer que vuelva, así que,

¡Olvídala!

Hay que vivir siempre el presente, o al menos intentarlo, ya que es sólo lo que existe de verdad.

No hay que torturarse día sí y día también, con esas cosas negativas que continuamente las personas atraemos como un imán a nuestro cerebro y que tanto daño nos hacen.

Hay que olvidar las lágrimas del lunes, si no quieres seguir llorando el martes.

Lo que nos duele, por hechos del pasado, hay que tratar de borrarlo de la mente para que la insatisfacción, el desasosiego y la frustración no hagan su corrosivo trabajo de desgaste en nuestro interior y vayan destruyendo poco a poco nuestro estado de ánimo.

¡Vive hoy, ayer no existe, mañana todavía no llegó!

El presente es lo que cuenta, es la única realidad de la vida.

Fran Álvarez.



En: El Gimnasio.
Permaenlace: Vivir el presente.
Comentarios: 0
Leído 754 veces.



Lunes, 15 Noviembre 2010 12:31:26 GMT

¡Encantado de haberme conocido!

Estoy encantado de haberme conocido.

¡Sí, digo bien, de haberme conocido!

Y no digo de haberte conocido.

Sino de haberme conocido a mí.

¡A mí mismo!

Me vas a perdonar, pero ahora me importa más el Mí que el Tí

En otro momento hablaremos de ti.

De tus deseos, de tus ilusiones, de tus metas.

Pero ahora el que importa soy yo.

No pienses que soy un egoísta.

Aunque en un momento dado si puedo parecerlo.

Nadie es perfecto, y yo no soy la excepción.

¡Perdona, si quiero ser hoy el protagonista de la historia!

Pero no lo voy negar, así es.

Hoy quiero hablar de mí.

Aunque sin extenderme, ni colgarme medallas .

No se trata tampoco de cansar al personal.

Ni de ser pesado y aburrido.

Y mucho menos de resultar pedante.

Que es lo que les ocurre, a los que hablan mucho de ellos mismos.

Esos del Yo, Yo, Yo y solamente Yo.

Tampoco hace falta eso.

¡Tan solo, quiero decir que estoy contento de haberme conocido!

Y eso no es nada fácil, ¿sabes?

Puede que tú todavía no te hayas conocido a ti mismo.

Es probable que todavía no te mires lo suficiente en el espejo.

Y quizás cuando lo hagas, la imagen que veas sea la de un extraño.

Tendrás que seguir intentándolo.

Yo he gastado muchos espejos de tanto mirarme.

Y también he roto algunos.

Incluso, un par de ellos salieron volando por la ventana.

Muchas veces no me gustaba lo que veía.

Otras la nitidez de la imagen reflejada en el cristal era demasiado cruda.

Y para qué engañarnos, más de una vez, lo que vi me resultó insoportable.

No aparecía lo que de verdad quería ver.

Y el espejo nunca engaña, siempre te dice la verdad.

Seguro que si pones empeño en ello, al final conseguirás verte realmente como eres.

Y te pasará lo mismo que a mí, que estarás contento de haberte conocido.

¡Por fin!.

De saber de verdad como eres.

Y la alegría, no debe de ser por que lo que veas te guste.

Por que quizás no sea así.

Tu satisfacción debe de ser, cuando por fin consigues ver la realidad.

Si tienes un grano y no lo encuentras, tendrás que seguir mirando.

Pero, si lo ves, aunque no sea una imagen agradable, ¡enhorabuena!

Sabes que lo tienes.

Eres consciente de ello.

Ahora si quieres que el grano desaparezca, ya depende de ti.

Tendrás que seguir el procedimiento adecuado.

A todos nos lleva tiempo conocernos a nosotros mismos.

Algunos no se conocen jamás.

Quizás es que no lo han intentado con todas sus fuerzas.

También puede ser un problema de miopía, ¿incurable?

Lo raro es que nunca ven el grano en su cara.

Sin embargo, ven todos los granos posibles en el rostro de los demás.

Por lo que a mí respecta vuelvo a decir que:

¡Me resulta estupendo haberme conocido!

A pesar de que tengo granos en la cara.

Sé exactamente donde están y cuantos tengo.

Aunque cada día que pasa, aparecen unos nuevos.

Y desaparecen otros.

El remedio siempre está en la pomada que apliques según la necesidad del momento,

Debe ser la indicada, en su dosis justa y extenderla correctamente en la zona adecuada,

¡Por eso, estoy encantado de haberme conocido!

¿Y tú?

PD.- Todos tenemos granos en la cara, unos más que otros, pero granos al fin y al cabo. Y los granos tantos los propios como los ajenos no son agradables de ver, pero están ahí. Y en mi caso lo que más curioso me resulta, es que ahora que veo todos mis granos, tengo menos que cuando no veía ninguno, y si embargo tenía la cara llena de ellos.

Fran Álvarez.



En: El Inquilino.
Permaenlace: ¡Encantado de haberme conocido!
Comentarios: 2
Leído 875 veces.



Sábado, 13 Noviembre 2010 16:13:25 GMT

Desde la terraza (IV).

La frase de hoy:

"La imaginación es el refugio en el que te escondes cuando la realidad de la vida te asfixia, aunque la frontera de lo real y lo fantástico es una línea muy fina. Si te acostumbras a vivir ahí, sin darte cuenta puedes llegar a coquetear con la locura. ¿Y cómo lo sabes? Es fácil, en tu cabeza viajas a Marte y vuelves, el loco se queda allí".

Fran Álvarez.



En: La Terraza.
Permaenlace: Desde la terraza (IV).
Comentarios: 0
Leído 797 veces.



Viernes, 12 Noviembre 2010 14:06:54 GMT

Yo no quiero ser como tú.

No quiero ser como tú.

Quiero ser como yo.

No quiero tu perfección.

Quiero mis defectos.

Son sólo míos. Me pertenecen.

Prefiero equivocarme.

Aprender de mis errores.

Prefiero rectificar.

Antes que pasarme de listo.

No quiero ser tan sabio.

No quiero ser tan guapo.

No quiero ser tan alto.

Simplemente.

Prefiero ser como yo.

Con mis fallos.

Con mis temores.

Con mis inseguridades.

Prefiero ser humano.

Simplemente persona.

Imperfecto.

Como todo el mundo.

Excepto tú.

Que eres perfecto.

Más que eso.

Eres pluscuamperfecto.

Pero.

YO NO QUIERO SER COMO TU.

Mete tu perfección donde te quepa.

Y de paso haces lo mismo con tu prepotencia.

Guarda tus consejos para el que te los pida.

Pero no vayas de perdonavidas.

Ni de salvador.

No estás para salvar a nadie.

Más bien todo lo contrario.

Necesitas alguien que te rescate.

¡Pero de ti mismo!



En: La Comunidad.
Permaenlace: Yo no quiero ser como tú.
Comentarios: 0
Leído 747 veces.



Viernes, 12 Noviembre 2010 05:48:32 GMT

Desde la terraza (III).

La frase de hoy:

"El aprendizaje en la vida son esos dos árboles donde enganchas la hamaca que tu mismo tejiste con la cuerda de tus errores y en la que te balanceas con la seguridad del que ha aprendido de ellos para no volver a cometerlos".



En: La Terraza.
Permaenlace: Desde la terraza (III).
Comentarios: 0
Leído 764 veces.



Jueves, 11 Noviembre 2010 13:58:34 GMT

No quiero ser un Muñeco.

No quiero ser un muñeco manejado por los poderosos , es la frase que decía el protagonista de la película El Padrino, Vito Corleone, magistralmente interpretado por uno de los más grandes actores de la historia del Séptimo Arte, Marlon Brando .

Pues yo, la repito:

No quiero ser un muñeco manejado por los poderosos.

Y añado:

No quiero que nadie me diga lo que tengo que hacer.

(Sobre todo cuando los que lo hacen, demuestran su incapacidad para resolver lo que en realidad les corresponde)

No quiero que continuamente me den consejos.

(Cuando los necesite ya se los pediré a quien considere conveniente).

No me gustan los que siempre te dicen por donde has de caminar .

(Por que ellos, nunca van delante, ni siquiera se atreven a dar el primer paso).

No admito imposiciones de ningún tipo.

(Y menos de los que luego son sumisos y permisivos con el poder establecido).

No creo en la razón de la fuerza y sí en la fuerza de la razón.

(La fuerza está siempre en la palabra y en el poder no impositivo del convencimiento).

No tengo por que inclinar la cabeza y decir amén a todo.

(Aquello de "Si Bwana", dejémoslo para las películas de aventuras en la selva).

No quiero caminar nunca de rodillas.

(Si hay que morir, que sea "Siempre de pie").

No tengo por que callar cuando tengo razón.

(Y cuando no la tengo tampoco, soy libre de expresar mis opiniones aunque me equivoque).

Nadie puede obligarme a hacer lo que no quiero o vaya en contra de mis principios.

(El ser humano tiene derecho a nacer, vivir y morir libre, sin imposiciones de nadie).

Nadie es más que nadie, se acabaron los privilegios de clase y de apellidos rimbombantes.

(En pleno Siglo XXI, las tradiciones feudales de "señores y vasallos" están ya, muy desfasadas).

No quiero ser muñeco, ni títere, ni marioneta……

(Solo yo manejo los hilos de mi vida, no otros).

Fran Álvarez.



En: El Inquilino.
Permaenlace: No quiero ser un Muñeco.
Comentarios: 0
Leído 759 veces.



Miércoles, 10 Noviembre 2010 17:09:28 GMT

Me río.

No ando, corro.

No me paro. Sigo el camino.

Siento, respiro, vivo.

Ahora calor y aparece el dolor.

Pienso y me río.

Mismo camino.

Paso más corto.

Corro, pequeño salto y me río.

Me duele, sigo vivo.

Llueve, viento, vuelve el frío.

Sudor, dolor, vuelve el calor.

No me fío.

Quizás retorne el frío.

Otro día más y corro.

Correr y correr.

¡Gracias!.

¡Me siento vivo!

Y sigo.

Paso largo, mismo camino.

Me duele, pero me río…….

Fran Álvarez.



En: El Gimnasio.
Permaenlace: Me río.
Comentarios: 0
Leído 788 veces.



Miércoles, 10 Noviembre 2010 11:13:36 GMT

Desde la terraza (II)

La frase de hoy:

"A veces lo peor de uno mismo está en el interior de su cabeza y lo mejor también, formando un indisoluble matrimonio entre lo bueno y lo malo".

Fran Álvarez.



En: La Terraza.
Permaenlace: Desde la terraza (II)
Comentarios: 0
Leído 802 veces.



Miércoles, 10 Noviembre 2010 06:53:45 GMT

EL País de las Maravillas.

País SA. Tenemos de todo como en botica.

Y esto es lo que uno se puede encontrar cualquier día, a cualquier hora y en cualquier sitio:

Poltroneros a perpetuidad que nunca quieren dejar su cargo.

Muchos desahucios y demasiados embargos.

Miedosos flojos de barriga que nunca salen del retrete.

Uno que se creía listo y resultó ser un zoquete.

Falsos alquimistas.

Redentores de andar por casa.

Perdonavidas que fracasan.

Nuevos ricos con mucha tripa.

Gente con mucha jeta que nunca pasa por caja.

Bastantes chorizos.

Punkis con pelos de erizo.

Falsas brujas que no saben hacer hechizos.

Fittipaldis de autopista.

Estómagos agradecidos.

Estresados equilibristas.

Muchos prepotentes.

Y mucha cirugía estética.

Pechos grandes como tiestos.

Sujetadores pequeños que los aprietan con empeño.

Tíos con los huevos bien puestos.

Y otros serviles que solo hacen lo que les mandan sus dueños.

Vidas travestidas.

Otros siempre con careta.

Personas muy salidas.

Cerebros en clausura.

Calentones de aupa.

Serpientes que viven de la usura.

Biografías que hacen pupa.

Rebeldes reciclados.

Bastantes memos y algunos tarados.

Muchos chivatos.

Y demasiados infelices que nunca rompieron un plato.

Ratones de oficina.

Gigolos para cincuentonas.

Falsas beatas que se acicalan para andar por casa.

Alpinistas de la vida.

Ingenieros de pacotilla.

Vendedores de pastillas.

Y bastantes tiranos que se les va la mano.

Tías que engatusan con ojos de gata.

Tíos que siempre vuelven a meter la pata.

Billeteros sin billetes.

Inocentes con grilletes.

Imbéciles y sinvergüenzas.

Impresentables y veletas.

Y algún bobo que se arruina por un par de tetas.

Predicadores de falsos sermones.

Vendedores de palabras huecas.

Falsos Mahomas que no vienen de La Meca.

Charlatanes con etiqueta.

Iluminados profetas.

Ineptos y rufianes.

Cuentista y holgazanes.

Pedantes.

Llorones itinerantes.

Envidiosos.

Matones grandes como osos.

Enormes cuernos y no de toros bravos.

Mentes privilegiadas.

Atrevidos malabaristas.

Silenciosos carteristas.

Blancas Nieves y Cenicientas.

Vecinas chismosas como cotorras deslenguadas.

Un consolador desconsolado.

Reicidentes pelmazos.

Algún presuntuoso licenciado.

Vendedores omnipresentes.

Adivinos de la mente.

Muchos contertulios aburridos (de aburrir al personal).

Algunos genios un poco idos.

Bailarines de salón.

Chiflados que corren un Maratón.

Músicos de pandereta.

Duros de oído.

Y otros que no tocan ni la trompeta.

Barrenderos sin escoba.

Payasetes de tuna.

Terroristas de la radio.

Beduinos sin dromedario.

Algún ingenuo estafado.

Una falsa princesa.

Muchas víctimas del desamor.

Corazones rotos.

Heridas sin cicatrizar.

Y Mucho atolondrado medio tuerto.

¡Ten cuidado, que no te lleven al huerto¡

"En el país de las maravillas, si metes los dedos donde no debes, seguro que te los pillas. Y hay que espabilar para que no te puedan seguir dando y dejarte el trasero como para sentarte en dos sillas."

Fran Álvarez.



En: La Comunidad.
Permaenlace: EL País de las Maravillas.
Comentarios: 3
Leído 753 veces.



Martes, 9 Noviembre 2010 13:01:01 GMT

La Maleta.

Abre esa maleta grande que guardas en secreto, desde hace tanto tiempo en un rincón de tu desván, en ese sitio camuflado que tan sólo tu conoces, y comienza a meter en ella todas esas cosas insanas que te acompañan día tras día y que cada vez te resultan más y más pesadas, esos inseparables dardos que continua y machaconamente se clavan en tu cuerpo y no te dejan vivir, esas barreras invisibles que como pegajosas lapas te impiden avanzar como si una gigantesca mano te agarrara con una fuerza descomunal, para evitar cualquier movimiento.

No lo dudes, ahora es el momento de utilizar esa maleta olvidada, y meter en ella todas esas cosas que te están amargando la vida. Es hora ya, de que alejes definitivamente de tu existencia ese lastre que te mantiene continuamente acorralado, que te oprime, que como una esponja absorbe el oxígeno de tu espacio vital y que acabará por asfixiarte si no lo eliminas de forma drástica.

Ahora, que por fin te has decidido a abrir esa maleta, que hasta el momento era un trasto inútil, aprovecha y saca definitivamente del armario esa colección de desastres que has ido acumulando a lo largo de tu existencia, tan afanosa y concienzudamente. Además, sabes de sobra que sólo son de tu exclusiva propiedad, nadie tiene la culpa, de que con esmero los hayas hecho tuyos año tras año, gracias entre otras cosas a tu torpeza y falta de acierto, no hay duda alguna, que has ganado méritos más que suficientes para ello.

Tus errores, tus desengaños, tus fracasos, en fin, todo eso que te debilita y que con la experiencia de la vida has de ir poco a poco evitando, para que te salve la sabiduría del que con el paso del tiempo, ha ido aprendiendo de sus errores.

Quizás nunca llegues a ser sabio, ó quizás lo consigas cuando ya sea tarde y te quede poco tiempo, pero al menos, que los años te sirvan como mínimo para alejarte de esa pertinaz ignorancia que muchos arrastran desde el día que nacen, y ahí sigue imperturbable, cuando dan su último aliento.

Y cuando tengas bien llena la maleta, cierrala rápidamente, ponle un candado y tira la llave, a un sitio donde nunca puedas volver a recuperarla, para que no tengas la tentación masoquista, de intentar profanar la tumba en la que has enterrado para siempre tu negatividad, ese dolor, que en forma de perdigones te ha dejado el alma como un colador. No cometas el error, de volver a buscar la forma de abrirla y continuar lesionándote a ti mismo con todo eso que guardaste, y que has alejado como remedio curativo en forma de terapia espiritual.

Y por supuesto, tampoco te quedes con la maleta, por que muchas veces, aunque se haya tirado la llave, siempre los seres humanos, con manifiesta torpeza y falta de inteligencia, tenemos tendencia a volver a tropezar de nuevo con la misma piedra, una y otra vez y nos las ingeniamos astutamente para auto flagelarnos, y al final buscamos el modo de volver a abrir de nuevo la maleta, así que, mejor hacer desaparecer ese bulto horrible, para siempre, hay que destruirla, quemarla, tirarla al pozo más profundo que encuentres o meterla en un tren que vaya al fin del mundo en un viaje solo de ida, pero de una u otra forma aléjate para siempre de ese trasto malvado, si no quieres que su contenido vuelva a presentarse ante ti, en forma de fantasmagórica presencia que te acompañe eternamente.

Fran Álvarez.



En: El Gimnasio.
Permaenlace: La Maleta.
Comentarios: 3
Leído 833 veces.



Martes, 9 Noviembre 2010 11:25:33 GMT

Desde la Terraza (I).

La frase de hoy:

"La vida es una vieja bruja que maneja tus sentimientos a su antojo y por esa forma caprichosa de actuar te lo puede dar todo ó dejarte sin lo que más quieres".

Fran Álvarez.



En: La Terraza.
Permaenlace: Desde la Terraza (I).
Comentarios: 0
Leído 756 veces.



Martes, 9 Noviembre 2010 07:20:57 GMT

Pequeñas historias de un naufrago de la vida (III).

"Derrotado por el amor y el destino, vencido como Aquiles, herido de muerte con la flecha en su talón y perdido como un arbejo en una ensaladilla, me retiro a mis cuarteles de invierno para seguir creciendo en la adversidad a la espera de tiempos mejores y resurgir como el Ave Fénix rescatado de las tinieblas del desamor y el fracaso.

También puede que vuelva como Alonso Quijano y me transforme una vez más en Don Quijote y salga en la noche en busca de mi Dulcinea, aunque al final acabe luchando como siempre contra esos enormes molinos de viento que siempre me impiden verla"

Fran Álvarez.



En: La Vecina.
Permaenlace: Pequeñas historias de un naufrago de la vida (III).
Comentarios: 0
Leído 1377 veces.



Lunes, 8 Noviembre 2010 10:40:25 GMT

Pequeñas historias de un naufrago de la vida (II).

"El frío de la soledad me congela como al pobre pollo en la nevera. Estoy como el perro perdido que ladra sólo en la pradera y nadie se entera. Ladra que te ladra y no hay quien lo sepa. ¡Maldita sea, ese móvil que no suena y ese mensaje que no llega!

Sólo, escuchando a Mark Knopffler y calentándome la "azotea". Baladas suaves que no incitan a pelea, pero que me llenan la cabeza de ideas. Buenas si me llamas, quiere decir que te acuerdas y malas si pasas, por que entonces es que ni te enteras.

Y vuelvo a tener frío por que ya no me fío que vengas. Pero también me río, soy un perro que ladra, pero también caballo y hay más yeguas y otras cuadras".

Fran Álvarez.



En: La Vecina.
Permaenlace: Pequeñas historias de un naufrago de la vida (II).
Comentarios: 0
Leído 1279 veces.



Página 1 de 2. Total : 40 Artículos.

Fran Alvarez

franalvarez
España

Editor virtual de contenidos en Internet.Articulista y Escritor Blogs y Webs.Colaborador Medios Comunicación...

Mi perfil Completo

Mis Enlaces


Buscar

 



Blog Gratis para humanos.


"Dentro de tí mismo, puedes encontrar a tu peor enemigo o a tu mejor amigo".(Proverbio Inglés).